Mantener el cabello sano y fuerte es la prioridad de toda mujer que quiere verse bonita para ella misma y para los demás. Para que eso sea posible, es fundamental adquirir ciertos hábitos saludables para que el cabello esté protegido ante todos los factores externos e internos que puedan dañarlo.

¿Qué factores externos pueden dañar el cabello?

Existen muchos factores externos que pueden provocar sequedad, cabellos quebradizos, opacos, finos, sin movimiento. Entre ellos:

  • Polución. La polución en el medio ambiente juega un papel muy importante  en  un cabello dañado, puesto que permite que partículas y residuos lleguen al cuero cabelludo que, si no recibe una buena higiene, transformará un cabello sano en un cabello sin vida, pudiendo provocar también una gran pérdida de cabello.
  • Exposición al sol. Exponer el cabello al sol sin un buen protector solar, lo dañará muchísimo. No es sólo usar gorros, sombreros o pañuelos: el cabello necesita estar muy bien protegido de los rayos del sol por un protector solar.
  • Productos químicos inadecuados. El mal uso de tinturas y de productos químicos para alisamientos o permanentes o la elección de productos de mala calidad, dañan mucho al cabello y en muchas ocasiones pueden llegar a provocar una gran caída de cabello, que se ve muy debilitado por la química que recibe.
  • Higiene con agua caliente. Es real que, en tiempos fríos de invierno, nadie puede bañarse o ducharse con aguan fría! Sin embargo, es importante destacar que el agua caliente daña al cabello ya desde la raíz, el cuero cabelludo. Lo ideal es lavar el cabello con agua tibia, siempre masajeando suavemente el cuero cabelludo, y enjuagándolo posteriormente con agua fría.

Se debe prestar mucha atención a  estos factores externos para evitar también llegar a una alopecia que podrá llevar directo a una gran depresión a quien la llegara a padecer, porque estéticamente será un gran problema difícil de enfrentar.

¿Cuáles son los factores internos que dañan al cabello?

  • Alimentación inadecuada. Decimos que una alimentación es inadecuada cuando es pobre en proteínas y nutrientes y cuando es rica en grasas, azúcares, y frituras. La gente debe tomar consciencia que la alimentación saludable influye no sólo en el cuerpo, sino también en el cabello, que necesita esos nutrientes y proteínas para continuar creciendo sano y fuerte.
  • Algunas enfermedades. Problemas con la tiroides (hipertiroidismo o hipotiroidismo, por ejemplo), anemia, hipertensión arterial (algunos medicamentos para tratarla causan la caída del cabello), depresión (por el mismo motivo que la presión alta: algunos medicamentos colaboran para el daño al cabello).

¿Qué hacer cuando el cabello está dañado?

El cabello depende de los factores externos e internos ya  mencionados. Es por ese motivo que el cuidado, la atención, la protección, son determinantes para mantenerlo sano y bonito.

Sin embargo, si se ha dañado por el uso de productos inadecuados, por variadas tinturas o alisamientos mal hechos, siempre es posible revertir la situación comenzando a usar los productos adecuados para el tipo de cabello y para el problema que se está enfrentando.

Por ejemplo, para un cabello con frizz, deberá usarse un producto que tenga aceite de coco para poder hidratarlo y protegerlo  al usar un secador. Por otra parte, le dará un brillo espectacular.

¿Qué hábitos mantener para un cabello saludable?

La prevención es el mejor hábito de todos para tener un cabello maravilloso, evitando la caída, la opacidad, las puntas abiertas y la falta de vida. A partir de allí, todo se hará más sencillo si se mantienen hábitos saludables, como por ejemplo:

Nutrición adecuada, algo importantísimo para todo el organismo y también para el nacimiento y el crecimiento de un cabello sano. Un organismo que recibe una buena cantidad de nutrientes se verá beneficiado en todos los aspectos y, por otra parte, no necesitará buscar los nutrientes que le faltarían ante una mala alimentación, del cabello, dañándolo sobremanera!

Higiene adecuada, sin ninguna duda, un hábito muy importante. Lavar el cabello con frecuencia (pero no diariamente, día por medio es suficiente), porque de ese modo se mantendrán los bulbos pilosos limpios y desobstruidos, un cuero cabelludo libre de residuos de polución y un cabello limpio.

Secar con cuidado, eso también es muy importante, sobre todo la forma de hacerlo. Se debe retirar el exceso de agua con una toalla, pero sin frotar el cabello, para no quebrarlo. Si no se dejará secarlo naturalmente (que es lo ideal), hacerlo con secador pero moviéndolo por diversas zonas, para evitar que el aire caliente dañe el cabello al ser dirigido durante mucho tiempo en el mismo lugar.

Sólo usar buenos productos, hábito fundamental para echar por tierra todos los anteriores! Productos como Vanart aseguran un excelente cuidado del cabello. Asegurarse de usar el shampoo adecuado para el tipo de cabello. El que sirve para la mujer no es necesariamente el que le servirá al hombre!

Compartir en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Todavía no hay comentarios.

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con (*)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>