La Leyenda del Rincón del Diablo en Guadalajara

Cuántos turistas (incluidos nosotros) se han tomado la famosa fotografía en la fuente de “Los Niños Miones” en la plaza tapatia, sin saber, que justo a un lado de la fuente, se encuentra el Rincón del Diablo, una callecita con una leyenda bastante misteriosa.

El Rincón del Diablo se ubica entre lo que ahora es la Secretaría de Turismo, anteriormente la Casa de la Santa Inquisición y una casona convertida en restaurante. Continue reading “La Leyenda del Rincón del Diablo en Guadalajara” »

Compartir en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Leyenda: La Enlutadita de Mezquitán

Margarita de Rojas era una joven bella, a la que la vida le parecía una fiesta. Nació en el seno de una adinerada familia que le inculcó los valores de los años porfirianos. Su rostro era un lienzo mestizo que dejaba ver unos enormes ojos verdes, contrastantes con su espeso cabello negro. Margarita gustaba de salir todas las tardes a pasear en la Plaza de Armas y divertirse los fines de semana en las tertulias de los conocidos de su familia. Aunque no le faltaban admiradores, ella los ignoraba, ya que a su parecer no había alguno que hiciera florecer dentro de su espíritu la semilla del amor.

Una tarde de agosto, conoció a Raúl Trinidad, un modesto tapatío que descendía de judíos conversos en la colonia. Al observarlo quedó prendada de su amabilidad y lenguaje poético. Comenzaron a verse con frecuencia y no faltaban pretextos para intercambiar epístolas, que más tarde les hicieron enamorarse, cosa que los padres de Margarita no veían con buenos ojos, ya que los antecedentes familiares del pretendiente no les simpatizaban. El señor de Rojas le advirtió a Margarita que cortara cualquier relación con Raúl, ya que pensaban que tenía que desposarse con un caballero potentado y de raigambre católica. Margarita lo pensó varias noches, antes de comunicarle a su padre la decisión: no dejaría a su amado.

Ni los ruegos de su madre, ni las amenazas de su padre la persuadieron, ya que dentro de sí sentía que con Trinidad encontraría el camino a la dicha. El señor de Rojas no tuvo otra alternativa; mandó llamar a Raúl y le explicó que, en vista que nada podía hacerlos olvidar aquel idilio, que para él era desfavorable, daría formal consentimiento para la boda a condición de que reuniera cierto capital, que le permitiera ofrecer a su hija la vida a la que estaba acostumbrada. Raúl quedó convencido y partió hacia la ciudad de México, en donde lo esperaba un tío lejano para que administrara algunos comercios, no sin antes asegurarle a su amada que volvería en el plazo de seis meses, para iniciar la vida conyugal sin desasosiegos.

Pasaron algunas semanas y las cartas que consolaban a Margarita dejaron de llegar, dejándole sumida en la incertidumbre. Poco después recibió la visita de un hombre maduro que dijo ser el tío de Raúl, con la noticia de que había sucumbido a la viruela el dos de noviembre y que, entre sus últimas palabras le había pedido que le dijera que hasta el último aliento la amaría, además que sus restos fueran inhumados en su terruño, para estar cerca de ella. Raúl Trinidad fue sepultado en el Panteón Municipal o de Mezquitán al día siguiente.

Cuenta la leyenda que Margarita no volvió a fijarse en hombre alguno. Visitaba la cripta de su amado vestida de luto cada semana y, aunque estuviera enferma, llevaba entre sus brazos un ramo de claveles rojos puntualmente. Siguió esta rutina hasta el día de su muerte.

Cuentan los que de esto saben, que de vez en cuando, especialmente la noche de Día de Muertos, cuando la necrópolis está abrigada con el aliento de la oscuridad, una figura menuda de mujer, con un velo negro sobre el rostro, entra al cementerio y desaparece entre los monumentos funerarios. Dicen que es el ánima de Margarita que vendrá desde el más allá, hasta que alguna persona se apiade y tome su lugar para dejar flores cada semana en la tumba de su amado.

Compartir en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Leyenda: El vampiro del panteón de Belén

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo llego a Guadalajara un hombre misterioso, el cual vestía de negro y solo salía por las noches. Conjuntamente con la llegada del extraño, comenzaron a suceder cosas extrañas, aparecían animales muertos, con 2 marcas en el cuello y totalmente desangrados. Esto aunque de por si es raro, no llamo la atención de la población, ya que atribuían las muertes a alguna enfermedad animal.

Paso el tiempo y las cosas comenzaron a empeorar, se encontraron algunos jóvenes muertos con las mismas incisiones en el cuello y sin una sola gota de sangre. Estos jóvenes solían andar de noche, por lo que rápidamente se corrió el rumor de que un vampiro andaba suelto por la noche, lo cual por supuesto causo gran pánico entre la población.

Un grupo de valientes jóvenes decidieron enfrentarse al vampiro, pidieron consejo a un viejo gitano que les contó que para matar un vampiro era necesario atravesar su corazón con una estaca de madera, luego debían enterrarlo en un panteón. Entonces estos jóvenes idearon un plan para atrapar al vampiro, utilizando a uno de los muchachos como señuelo, le tendieron una eficaz trampa al vampiro, el cual apareció y fue capturado por los jóvenes gracias a una red.

Luego de atrapar al vampiro, le clavaron la estaca y lo enterraron en el Panteón de Belén. Al día siguiente grande fue la sorpresa del pueblo a ver que la estaca se había transformado en un gran árbol, el cual había partido la tumba del vampiro. Cuenta la leyenda, que el día que por fin el árbol termine de romper la tumba, ese día se liberará nuevamente el vampiro y volverá a aterrorizar a la población.

Compartir en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Leyenda: La carreta de Mexicaltzingo

Esta leyenda narra sobre la grave penitencia que tuvo que pagar un hombre acaudalado por prometer y no cumplir el pago de una “manda”.

Cuenta la leyenda que dicho hombre acaudalado, al verse aquejado por una grave enfermedad prometió al párroco y a viva voz ante el altar, terminar de construir la iglesia del pueblo de Mexicaltzingo, si se le concedía la salud.

Cuando su petición fue milagrosamente concedida, el hombre procedió a hacer grandes planes para su obra prometida, pero pronto los olvidó por la alegría de estar de nuevo en buena salud. Al paso de los años, el párroco murió y también el rico comerciante y la obra nunca se vio empezada. Cuenta la leyenda que luego del “novenario” de éste último, la gente del pueblo vio varias veces una pesada carreta fantasmal cargando rocas dirigirse a la iglesia y desaparecer dentro de ella.

La gente del pueblo interpretó esto como el alma del comerciante penando por pagar lo que no había hecho en vida.

fuente: Yo soy tapatío

Compartir en:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter